La heladera del FA

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La heladera del FA

Mensaje  El Muerto el Lun Mayo 10, 2010 5:54 pm


Departamento



Partido



Candidato

%








Montevideo




Frente Amplio



Ana Olivera (FA)

0%








Canelones




Frente Amplio



Marcos Carámbula (FA)

0%








Maldonado




Frente Amplio



Oscar De Los Santos (FA)

0%








Rocha




Frente Amplio



Artigas Barrios (FA)

52.5%








Treinta y Tres




Partido Nacional



Dardo Sánchez (PN)

37%








Cerro Largo




Partido Nacional



Sergio Botana (PN)

0%








Rivera




Partido Colorado



Marne Osorio (PC)

0%








Artigas




Frente Amplio



Patricia Ayala (FA)

29%








Salto




Partido Colorado



Sin datos (NN)

33%








Paysandú




Partido Nacional



Bertil Bentos (PN)

29%








Río Negro




Partido Nacional



Omar Lafluf (PN)

39%








Soriano




Partido Nacional



Guillermo Besozzi (PN)

45.5%








Colonia




Partido Nacional



Walter Zimmer (PN)

0%








San José




Partido Nacional



José Luis Falero (PN)

0%








Flores




Partido Nacional



Armando Castaindgebat (PN)

59.6%








Florida




Frente Amplio



Juan Giachetto (FA)

36.5%








Durazno




Partido Nacional



Benjamín Irazábal (PN)

30%








Lavalleja




Partido Nacional



Adriana Peña (PN)

40.5%








Tacuarembó




Partido Nacional



Wilson Ezquerra (PN)

36%




Nacional



El FA disminuyó por primera vez en 25 años



Montevideo. La izquierda no votaba por debajo del
50% en la capital desde el año 1994


Eduardo Delgado / Raúl Mernies

Desde 1971, cuando rondó el 30%, el
Frente
Amplio no había dejado de crecer en Montevideo. Ricardo Ehrlich llegó a
superar
el 60% en 2005, pero tras su gestión la izquierda perdió 11 puntos en la
capital. Ana Olivera ganó ayer con menos del 50%.

Olivera, cuya candidatura fue
discutida en la
propia interna frentista, ganó las elecciones departamentales en la
capital con
menos del 50% de los votos, lo que significa una pérdida de más de 10
puntos
respecto de la pasada victoria de Ricardo Ehrlich en 2005.

En 1971, el Frente Amplio registró
el 30.1%
de los votos en la capital del país. En 1984 la coalición de izquierda
creció y
alcanzó el 34.1%, aunque esos comicios departamentales consagraron
intendente
al colorado Aquiles Lanza.






















En el año 1989, Tabaré Vázquez se
erigió como
el primer intendente de izquierda de la capital, alcanzando el sillón
departamental con el 36.8% de los votos válidos.

Mariano Arana lo sucedió en 1994
registrando
el 44.9% y repitió la victoria en el año 2000 con otro incremento,
colocando al
Frente Amplio en el 58.3% del total de los montevideanos que emitieron
votos
válidos.

En las elecciones anteriores el
Frente volvió
a crecer y tocó su techo. Además de ganar a nivel nacional y hacerse de
la Presidencia de la República, el candidato
de izquierda Ricardo Ehrlich llegó al Palacio Municipal de 18 y Ejido
con el
60.9% de los votos válidos.

SEÑAL. Diferentes dirigentes del FA
coincidieron en que más allá del triunfo de Olivera, hubo una clara
señal de
descontento de parte de la ciudadanía, y sobre todo de simpatizantes de
la
coalición de izquierda, cuyas razones deben analizarse y tenerse en
cuenta.

La baja de más de 10 puntos en cinco
años y
el alto porcentaje de votos en blanco fue de lo más comentado y lo que
generó
mayor preocupación entre los dirigentes frenteamplistas en la noche de
ayer.
Dos de quienes opinaron en ese sentido fueron Daniel Martínez (Partido
Socialista) y Carlos Varela (Asamblea Uruguay), ambos precandidatos a la
comuna
capitalina.

Según Martínez, para el Frente
Amplio es
necesario "debatir con fraternidad" la forma de elección del
candidato a la intendencia, "sin cobrar facturas", sino para
"fortalecer" la fuerza política. Recordó que se reunió con decenas de
personas identificadas con el Frente, que querían votar en blanco y que
intentó
convencer de que se volcaran por la contraria.

Por su parte, Varela dijo que en
principio no
se llegó a la votación esperada en Montevideo, pero que ese dato "hay
que
leerlo con mucha tranquilidad", ya que el FA le gana a todos los
partidos
juntos luego de 20 años de gobierno. Pero añadió que "hubo un aumento
muy
importante del voto en blanco, muy sobre la media histórica del Uruguay,
que es
un mensaje que la gente nos está dando".

Agregó que "allí hay muchos
frenteamplistas que no se van a los partidos tradicionales, pero que nos
dicen
que hay que mejorar. Es una actitud que debemos escuchar y contemplar".

Pasados los días, con el análisis de
cada
circuito "por edades y procedencia territorial", se deben sacar
conclusiones para "seguir trabando y mejorando lo que hacemos en
Montevideo desde la gestión municipal y fundamentalmente lo que hacemos
como
fuerza política en el departamento", concluyó Varela.

Frío. En 2007, Raúl Sendic dijo que
el Frente
Amplio ganaría en Montevideo "aunque el candidato fuera una
heladera". Y la sensación de frío fue la que primó en la sede de la
coalición de izquierda ayer a la noche.

Pese a la holgada victoria sobre los
otros
partidos, los "festejos" estuvieron muy lejos de parecerse a los que
se dieron en las victorias electorales de Vázquez, Arana y Ehrlich.

Unos 250 militantes y varios
dirigentes se
congregaron en Colonia casi Ejido para saludar a la candidata electa,
quien
luego de dar una declaración a los periodistas -en la que no aceptó
preguntas y
adelantó que se tomará 72 horas para evaluar lo ocurrido y descansar-
salió al
balcón, fue aplaudida e intentó darle un poco de calor al festejo.

Olivera destacó que "luego de 20
años de
gobierno departamental, la ciudadanía ha renovado su confianza en esta
fuerza
política" y que en Montevideo el Frente Amplio sigue reuniendo más votos
que los de toda la oposición sumada. Además, dejó "sellado el
"compromiso de cumplir el programa".

Olivera realzó el hecho de ser la
primera
mujer elegida intendenta en la capital, recordó especialmente a la
extinta
dirigente Alba Roballo y adelantó que recorrerá diferentes zonas de la
ciudad
antes de asumir el cargo el próximo 8 de julio.

Un dato que se manejaba en la sede
del FA es
que si bien esa fuerza política votó peor que en 2005, puede tener más
representación de ediles en la Junta Departamental que los actuales,
debido al
alto porcentaje de votos en blanco.

En Montevideo el Partido Nacional se
ubicó
como la segunda fuerza (superando el 20%), hecho que no lograba desde
1971 en
que por primera vez se presentó el FA. El Partido Colorado rondó el 19% y
tuvo
una baja importante, aunque según el politólogo Daniel Chasquetti, Ney
Castillo
fue el segundo candidato más votado después de Ana Olivera.

Del Sacre Coeur al Partido Comunista



Todavía se reúne con ex
compañeras del
colegio católico


Sus antiguas compañeras en el
colegio Sacre
Coeur de 8 de Octubre, con muchas de las cuales todavía se reúne al
menos una
vez por año, la definen como una mujer "macanuda" y "muy
solidaria".

Su madre era profesora de Historia y
Literatura en el colegio religioso donde hoy se asienta la Universidad
Católica.
Algunas de sus ex compañeras la recuerdan como una alumna "traga".

"Cuando había que colaborar con
instituciones como el Hospital Pereira Rossell o alguna otra, ella era
la
primera que se apuntaba", asegura una de sus amigas.

"Era bajita y caderona; la típica
perita", la describen; "no recuerdo que tuviera un grupo particular
de amigas, porque las chicas tenían cierta reticencia debido a que era
hija de
la profesora".

Ana nació el 17 de diciembre de 1953
y pasó
su infancia en el barrio La
Blanqueada. De su madre heredó la vocación por el profesorado
y en su hogar se impregnó de las inquietudes políticas y sociales que
también
contagiaron a muchos jóvenes en la década del 60.

Tenía 18 años cuando, en 1972, pasó a
la
clandestinidad militando con el MLN-T. Pocos meses después emprendió un
exilio
que la llevó al Chile de Salvador Allende, a Cuba y, finalmente, a
Francia,
adonde se afilio al Partido Comunista.

"En París fue limpiadora, cantinera
y,
los fines de semana, ayudante del anciano y sublime pintor cubano
Wilfredo Lam,
entonces de 80 años con el que salían a pasear (él en silla de ruedas)
por
museos, parques, y teatros", según evocó Eleuterio Fernández Huidobro.

Votación por alcaldes no superó el 30% en Montevideo



Raúl Mernies

El nuevo modelo descentralizador que
creó
ocho municipios en Montevideo experimentó un fracaso contundente en la
capital.
Las encuestadoras estimaban que la votación por alcaldes tuvo un
ausentismo
superior al 70%.

Según Factum, en Montevideo, nueve
de cada 10
ciudadanos no votó por un alcalde. La encuestadora Equipos Mori, la más
optimista de todas, señaló que más de la mitad no lo hizo, mientras que
Luis
Eduardo González, de Cifra, estimó que solo el 30% de los montevideanos
había
introducido la papeleta pequeña en el sobre.

El politólogo Oscar Botinelli, de
Factum,
sostuvo que de esta forma los alcaldes montevideanos serán elegidos con
un porcentaje
"muy escaso" de votos, lo que podría no ser verdaderamente
representativo.

La senadora y primera
dama Lucía
Topolansky reconoció que "en Montevideo es prácticamente lo mismo"
tener alcaldías o no, porque "la ciudadanía ya está acostumbrada a la
descentralización
y los gobiernos locales".


Topolansky, que vive en su chacra de
Rincón
del Cerro junto Mujica, perteneciente al Municipio A, votó en Pocitos,
que está
bajo la jurisdicción del Municipio CH.

El vicepresidente de la República,
Danilo
Astori, admitió, respecto al tema alcaldías, que "la explicación no ha
sido suficiente". Astori votó en La Teja, pero vive en Malvín hace
varios años, por
lo que no pudo elegir a su propio alcalde. Sobre esto dijo que debe
realizar
una "autocrítica", ya que tendría que haber efectuado el traslado de
la credencial.

Consultada sobre la importancia de
los
alcaldes, Ana Olivera consideró, al igual que Lucía Topolansky, que
serán más
importantes que los ediles en un futuro.

Los especialistas estiman que la
falta de interés
del electorado capitalino a la hora de votar autoridades para el novel
tercer
nivel de gobierno puede tener varios argumentos, entre los que se
destacan la
imposibilidad de votar "cruzado" (intendente y alcalde de diferentes
partidos), la desinformación respecto de los límites o las competencias
del
nuevo Consejo Municipal y el elevado porcentaje de montevideanos que
vive fuera
de la zona en la que tiene registrada la credencial.

El Frente Amplio, que presentó un
postulante
único en cada municipio, fue el partido que hizo campaña más fuerte en
materia
de alcaldías, haciendo, incluso, que sus candidatos salieran en las
pantallas
de televisión.

En Montevideo había 101 candidatos
que se
disputaban las ocho alcaldías creadas.

El volumen de ciudadanos que reside
bajo la
circunscripción de cada uno de los ocho municipios es relativamente
parecido, y
aunque las oscilaciones promedian los 130.000 habilitados en cada uno,
hay una
diferencia importante entre el Municipio B (Centro, Cordón, Ciudad
Vieja), en el
que hay unos 96.000 habilitados para votar, y el Municipio A (Belvedere,
La Teja, Cerro, Pajas Blancas),
en el que los ciudadanos superan los 153.000.

Al cierre de esta edición, no había
datos
oficiales de la Corte
Electoral respecto de los niveles de votación en Montevideo,
ni de los posibles ganadores de las alcaldías. El organismo tiene
previsto
oficializar esas cifras recién en el correr de la tarde de hoy.


El País Digital
avatar
El Muerto

Cantidad de envíos : 567
Fecha de inscripción : 05/12/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.